Tratamiento de conducto en dientes de leche: salva la sonrisa de tu hijo

El tratamiento de conducto radicular, también conocido como endodoncia, es un procedimiento dental que se utiliza para salvar un diente dañado o infectado. Aunque normalmente asociamos este tratamiento con los dientes permanentes, también es posible realizarlo en los dientes de leche. En este artículo, te explicaremos en qué consiste el tratamiento de conducto en dientes de leche y cómo se lleva a cabo.

Temario

¿Qué es un tratamiento de conducto radicular en dientes de leche?

Un tratamiento de conducto radicular en dientes de leche es un procedimiento en el cual se elimina la pulpa afectada del diente. La pulpa es el tejido que contiene los nervios y vasos sanguíneos que se encuentran en el interior de las raíces del diente. Cuando un diente de leche está dañado o infectado, puede ser necesario realizar un tratamiento de conducto para salvarlo y evitar su extracción prematura.

Existen diversas razones por las cuales un diente de leche puede requerir un tratamiento de conducto. Algunas de estas razones incluyen:

tratamiento de conducto en dientes de leche - Cómo hacer un tratamiento de conducto en niños

  • Presencia de caries profundas que han llegado hasta la pulpa del diente.
  • Accidentes o lesiones que han dañado la pulpa del diente.
  • Presencia de un absceso dental, que es una bolsa de pus que se forma debido a una infección en la raíz del diente.

¿Cómo se realiza un tratamiento de conducto en dientes de leche?

El procedimiento para realizar un tratamiento de conducto en dientes de leche es similar al que se lleva a cabo en los dientes permanentes. A continuación, te explicamos los pasos principales de este tratamiento:

Preparación del niño

Antes de comenzar el tratamiento, el odontólogo hablará con el niño y sus padres para explicarles en qué consiste el procedimiento y cómo se llevará a cabo. Es importante que el niño comprenda lo que va a suceder y se sienta tranquilo y seguro durante el tratamiento. En algunos casos, puede ser necesario realizar radiografías para evaluar la gravedad de la infección y determinar el tamaño y forma de los conductos radiculares.

Anestesia y preparación del diente

Una vez que el niño está preparado, se le administrará anestesia local para adormecer el área y evitar cualquier molestia durante el tratamiento. Si el diente de leche tiene un empaste dental u otro dispositivo, estos serán removidos antes de comenzar el tratamiento. Además, se colocará una hoja de goma alrededor del diente para evitar que la saliva entre en el conducto radicular y para proteger al niño de aspirar o tragar líquidos o pequeños fragmentos de diente.

Contención en ortodoncia: tipos y importancia de los retenedores

Eliminación de la pulpa afectada

Una vez que el diente está preparado, el odontólogo utilizará herramientas especiales para acceder al conducto radicular y eliminar la pulpa afectada. Esto se realiza mediante la aplicación de líquidos de limpieza y el uso de herramientas que permiten extirpar la pulpa de manera cuidadosa. En algunos casos, puede ser necesario tomar una radiografía para asegurarse de que toda la pulpa ha sido eliminada.

Limpieza y sellado del conducto radicular

Después de eliminar la pulpa, el conducto radicular será limpiado y desinfectado con un líquido germicida. Una vez que el conducto está seco, se procede a sellarlo con un empaste dental especial. Este empaste asegura que no queden espacios vacíos en el conducto y evita la entrada de gérmenes que puedan causar una nueva infección.

Protección del diente

Finalmente, el diente de leche será cubierto con una corona temporal o permanente para protegerlo y restaurar su funcionalidad. En algunos casos, también se puede utilizar una pasta esteroide para reducir la inflamación en el conducto radicular.

¿Qué sucede después del tratamiento de conducto en dientes de leche?

Después de realizar un tratamiento de conducto en un diente de leche, es normal que el niño experimente cierta sensibilidad o dolor en la zona tratada. Esto suele desaparecer en unas horas y puede ser aliviado con analgésicos recetados por el odontólogo o con medicamentos de venta libre, como los AINE. Además, es importante que el niño siga las indicaciones del odontólogo en cuanto a la alimentación y cuidado del diente después del tratamiento.

En algunos casos, puede ser necesario reemplazar la corona temporal por una corona permanente aproximadamente una semana después del tratamiento. Esto asegura la protección y funcionalidad adecuada del diente de leche hasta que se caiga de manera natural.

Riesgos y consideraciones

Si bien el tratamiento de conducto en dientes de leche es un procedimiento seguro y efectivo, existen algunos riesgos y consideraciones que debemos tener en cuenta. Algunos de ellos incluyen:

tratamiento de conducto en dientes de leche - Cómo se llama el tratamiento de conducto en niños

Reparación de dentaduras postizas: soluciones y consejos
  • Puede haber hinchazón, moretones o infección en los tejidos cercanos debido al líquido de limpieza utilizado durante el tratamiento.
  • Existe el riesgo de que un instrumento dental se quede atascado en el conducto radicular del diente de leche.
  • En algunos casos, puede desarrollarse una fístula, que es una apertura anormal entre la raíz del diente y el seno paranasal.
  • Es posible que no se haya eliminado toda la pulpa afectada o que el conducto radicular no haya sido completamente sellado, lo que puede dar lugar a una nueva infección.

Si el diente de leche no responde adecuadamente al tratamiento de conducto o si la infección es muy grave, es posible que sea necesario realizar un tratamiento adicional o extraer el diente.

El tratamiento de conducto en dientes de leche es una opción viable para salvar un diente dañado o infectado en los niños. A través de este procedimiento, se puede evitar la extracción prematura del diente y permitir que se caiga de manera natural cuando llegue el momento adecuado. Si tu hijo presenta problemas en sus dientes de leche, es importante que consultes a un odontólogo especializado en odontopediatría para evaluar si un tratamiento de conducto es necesario.

Consultas habituales

¿Es necesario realizar un tratamiento de conducto en un diente de leche?

En algunos casos, un tratamiento de conducto en un diente de leche puede ser necesario para salvar el diente y evitar su extracción prematura. Es importante consultar a un odontólogo para determinar si este tratamiento es adecuado para tu hijo.

¿Es doloroso el tratamiento de conducto en dientes de leche?

El tratamiento de conducto en dientes de leche se realiza bajo anestesia local, por lo que el niño no debería sentir dolor durante el procedimiento. Sin embargo, es normal que experimente cierta sensibilidad o dolor después del tratamiento, pero esto suele desaparecer en unas horas.

¿Cuánto tiempo dura un tratamiento de conducto en dientes de leche?

La duración de un tratamiento de conducto en dientes de leche puede variar dependiendo de la complejidad del caso. En general, el procedimiento puede llevar entre una y dos horas.

¿Cuánto tiempo dura un diente de leche después de un tratamiento de conducto?

Después de un tratamiento de conducto en un diente de leche, este debería seguir siendo funcional y durar hasta que se caiga de manera natural. Sin embargo, es importante seguir las indicaciones del odontólogo para cuidar adecuadamente el diente y evitar complicaciones.

¿Es necesario colocar una corona en un diente de leche después de un tratamiento de conducto?

En algunos casos, puede ser necesario colocar una corona temporal o permanente en un diente de leche después de un tratamiento de conducto para protegerlo y restaurar su funcionalidad. Esto dependerá de la evaluación del odontólogo y de la gravedad del daño o infección en el diente.

Pasta de dientes para quemaduras: ¿es efectiva?

Tenemos mas contenido relacionado con este!

Subir