Placa de Bruxismo ¿qué es y cómo se usa?

Placa de Bruxismo

Placa de Bruxismo ¿qué es y cómo se usa?

El bruxismo es uno de los problemas bucodentales más comunes entre la población. Se caracteriza por el hábito inconsciente de apretar o rechinar los dientes.  Y, aunque dicho hábito es generalmente nocturno, también existen casos de bruxismo diurno.

El origen de esta patología se encuentra, generalmente, en el estrés. Por ello, podríamos decir que es una manifestación de nuestro cuerpo frente a una situación que no sabemos gestionar de la manera adecuada. Ante eso, ejercemos una fuerza con la mandíbula que nos ayuda a liberar tensión.

Cuando una persona padece este problema, la mejor solución siempre pasará por identificar la causa del estrés e intentar aliviarlo.

Sin embargo, este hábito no suele remitir de un día para otro. Por ello, existe un tratamiento odontológico que sí tiene efecto a corto plazo: llevar una férula de descarga -también llamada Michigan- que impida que los dientes de arriba y de abajo contacten.

De esta manera, evitaremos que se produzcan los efectos negativos del bruxismo. Y es que, además de los efectos visibles, como el característico desgaste de los dientes, las personas bruxistas sufren dolor de mandíbula, cabeza, oídos o cuello.

¿Qué es placa de bruxismo?

Una placa de bruxismo es un dispositivo transparente que se coloca en la boca (generalmente en la arcada superior) y está fabricado con un material duro y rígido, lo que impide poder apretar los dientes.

Tiene un grosor de aproximadamente dos milímetros y debe fabricarse de manera personalizada para cada paciente. Además, su uso debe ser personal e intransferible.

Si crees que padeces bruxismo, te recomendamos acudir a tu dentista. Éste determinará si el uso de la férula es conveniente para ti -por lo que observará si presentas desgaste– y, en caso de que así sea, tomará unos moldes a medida de tus dientes para poder fabricar la férula.

¿Para qué sirve?

Durante el tiempo que está puesta -generalmente por la noche-, la función de la placa de bruxismo es la de relajar los músculos y evitar que éstos se tensionen, lo que hace que apretemos y rechinemos los dientes.

Es decir, hace que los huesos maxilares (superior e inferior) estén en la posición correcta y no ejerzan más fuerza de la conveniente.

El uso continuado de la placa conlleva, por tanto, los beneficios mencionados anteriormente: evita el desgaste de los dientes y los dolores de mandíbula, cabeza, oídos o cuello.

¿Cómo usar la placa de bruxismo?

Una vez que sabemos cuándo debemos usarla, es útil tener en cuenta una serie de recomendaciones.

De esta manera, aportará los efectos y beneficios deseados sobre la persona que la usa y durará más tiempo en buen estado (alrededor de cinco años).

Sin embargo, en este punto también es importante indicar que, al igual que ocurre con otros tratamientos, como por ejemplo con una ortodoncia con brackets, es necesario acostumbrarse a la placa de bruxismo.

Esto se debe a que los primeros días puede resultar incómoda, parecer molesta o que nos haga sentir que aprieta mucho.

De todas maneras, estas molestias comienzan a remitir con el paso de los días. Si no lo hacen, será recomendable visitar a nuestro odontólogo para que nos pruebe la placa y la revise y, si es necesario, la ajuste.

tiempo de uso pautados por el odontólogo, generalmente la placa de bruxismo se utiliza por la noche, es decir, para dormir.

 

¿Cómo limpiar la placa de bruxismo?

Si el uso de la placa es muy sencillo, su limpieza también lo es.

Lo más importante es cepillar el aparato y lavarlo con agua y jabón después de cada uso.

Además de esto, es conveniente que una vez a la semana lo sumerjamos en agua y diluyamos en dicho agua una pastilla para limpiar prótesis dentales.

Este sencillo procedimiento es imprescindible para mantener la férula en unas buenas condiciones de limpieza. Si no lo hacemos, empezará a oler mal y tendremos mal sabor de boca.

¿Dónde puedo comprarla?

Aunque hoy en día existen muchas posibilidades al alcance de las personas que necesitan una placa de bruxismo, nuestra recomendación es que acudas a tu dentista si crees que padeces bruxismo.

De esta manera, podrá fabricar un aparato a tu medida. Y es que, te decimos esto porque actualmente existen multitud de ofertas para comprar férulas de descarga, ya sea a través de Internet o en tiendas físicas.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que estas placas, a pesar de ser mucho más baratas, cuentan con dos inconvenientes principales.

El primero es que no están confeccionadas a medida, algo que va en contra de la comodidad y de la efectividad. El segundo es que su duración en el tiempo es menor. Es decir, no llegan a los cinco años que puede durar las férulas fabricadas en la clínica dental.

Y, continuando con el apartado de las contraindicaciones, tampoco es recomendable usar como placa de bruxismo aquel aparato que se haya confeccionado para un blanqueamiento, un retenedor removible de los que se colocan al final de un tratamiento de ortodoncia o un protector bucal para deportistas.

Este tipo de dispositivos son mucho más finos y están fabricados con un material blando o semirrígido, por lo que no producen los efectos deseados. De hecho, pueden incluso estimular más el hábito de apretar la mandíbula.

Lo que sí que existen son una serie de remedios caseros para evitar el bruxismo que, combinados con el uso de la placa, repercuten positivamente en la salud de la persona.

Por ello, si crees que padeces este problema te recomendamos acudir al dentista, intentar identificar las situaciones o motivos que te producen estrés e incorporar a tu rutina una serie de remedios caseros para evitar el bruxismo.