Cómo limpiar aparatos de ortodoncia: consejos y recomendaciones

Una de las cuestiones más importantes en los tratamientos de ortodoncia es la higiene. Ya sean brackets tradicionales u ortodoncia invisible, mantener unos hábitos de limpieza adecuados es fundamental para que los aparatos cumplan su función alineadora y que los dientes y encías se mantengan sanos. No podemos olvidar que la ortodoncia nos va a acompañar durante varios meses, así que debemos tomar las medidas necesarias para limpiar bien la dentadura y evitar la aparición de sarro y placa bacteriana en los espacios de difícil acceso.

Temario

Cómo limpiar los brackets

Los brackets son un elemento extraño en la boca en el que es fácil que se acumulen restos de comida. Si no los limpiamos bien, pueden favorecer la aparición de placa bacteriana y, por tanto, ser un riesgo para la salud bucodental. La buena noticia es que mantener una buena higiene de los aparatos de ortodoncia es sencillo; únicamente requiere constancia y cierto grado de meticulosidad.

El procedimiento de limpieza de los brackets empieza con un enjuague de la boca con agua para retirar los restos de alimentos que hayan podido quedar atrapados entre los alambres y los dientes, así como en los otros elementos que componen la ortodoncia. A continuación, cepillamos con movimientos circulares, cubriendo toda la superficie de cada pieza dental que no tapan los brackets.

Ahora llega el momento de detenernos en los aparatos. Para ello, disponemos de cepillos interdentales, que, gracias a un cabezal alargado y estrecho, permiten eliminar la suciedad de los espacios menos accesibles. También existen cepillos especiales para ortodoncia, pequeños, con perfil en forma de V, que facilitan la limpieza de los brackets y el resto de elementos de la ortodoncia fija. El cabezal es flexible y las cerdas del cepillo tienen la suavidad necesaria para llevar a cabo una higiene precisa y a la vez delicada con los aparatos.

Para completar una limpieza meticulosa, es recomendable usar un hilo dental, indicado específicamente para la limpieza interdental de personas que llevan ortodoncia.

Cómo limpiar la ortodoncia invisible

Los alineadores que se utilizan en los tratamientos de ortodoncia invisible son removibles, lo cual permite cepillar los dientes a la manera tradicional, sin tener que invertir el extra de atención que requiere la higiene de la boca con brackets. Obviamente, el cepillado es imprescindible después de cada comida, pero no basta con ello, pues las férulas también deben mantenerse libres de cualquier resto que pueda perjudicar su función y afectar a la salud de dientes y encías.

Los aparatos de ortodoncia invisible han de limpiarse al menos una vez al día, con cuidado de no utilizar productos agresivos que puedan deteriorarlos. El método más recomendable es el de toda la vida: agua y jabón suave, con PH neutro. Luego hay que enjuagarlos bien con agua y, cuando no los estemos usando, guardarlos en su funda, que también debemos mantener limpia.

¿cómo encontrar dentistas en resistencia chaco?

En el mercado existen productos específicos para la limpieza de los alineadores de ortodoncia invisibles. Se trata de soluciones líquidas que contienen ingredientes como proteasa y peróxido de hidrógeno y que eliminan los microorganismos perjudiciales. También podemos usar bicarbonato de sodio diluido en agua, o bien pastillas para la limpieza de la ortodoncia. Son comprimidos efervescentes que eliminan las bacterias causantes del mal olor y de la formación de placa. Se colocan en un recipiente con agua y lo único que hay que hacer es sumergir en él los alineadores durante unos 15 minutos y después aclararlos con agua.

Ya hemos visto que hay varias formas sencillas e inocuas de limpiar los aparatos de ortodoncia invisible. En cambio, debemos evitar recurrir a productos agresivos, como limpiadores de dentaduras postizas, enjuagues bucales con alcohol, jabones perfumados o con colorantes añadidos, pasta dental o cepillos de cerdas rígidas o gruesas, ya que pueden deteriorar los alineadores.

Cómo se deben lavar los retenedores

Cuando al cabo de un tratamiento ortodóntico nos retiran los brackets, es el momento de instalar los retenedores, suerte de moldes con los que podremos mantener el alineamiento conseguido. Conocer cómo se limpian los retenedores desempeña un papel absolutamente básico en ello.

El objetivo primordial de los retenedores es poder perpetuar la corrección dental que hemos logrado. Un buen uso de estos garantiza que siempre podremos conservar nuestra alineación de dientes. No obstante, los retenedores requieren de un cuidado específico para que tanto la alineación como nuestra propia dentadura puedan mantenerse en condiciones óptimas.

Es preciso retirarlos de la arcada dentaria correspondiente con mucho cuidado, y a ser posible alternando el lado del cual tiramos cada vez para sacarlos. Es importante que se guarden en su caja correspondiente, para que no se pierdan o incluso se tiren a la basura por error.

Antes de guardarlos, es fundamental lavarlos. La saliva contiene bacterias dentales que pueden ser infecciosas y dañinas para nuestra dentadura y encías. Deben limpiarse con un cepillo, agua templada y jabón, pero no con dentífrico. También se pueden introducir en agua con una pastilla efervescente, de las que se venden en farmacias para estos fines.

Como podemos apreciar, conocer y aplicar cómo se limpian los retenedores es muy sencillo, y nos ayudará decisivamente a un mejor cuidado de nuestro alineamiento dental.

Atención dental gratuita en mar del plata: ¡accede a servicios dentales accesibles!

Tenemos mas contenido relacionado con este!

Subir