Características de las prótesis dentales fijas y removibles

prótesis dentales fijas y removibles

Características de las prótesis dentales fijas y removibles

La Prostodoncia es la especialidad, enmarcada dentro de la Odontología, cuya misión es restituir los dientes que le falta a un paciente o reparar los que presentan algún daño.

Este objetivo se logra recurriendo a las prótesis dentales, que definimos como cualquier pieza artificial que sustituye a una parte del cuerpo humano.

Aquí entrarían los tratamientos del área de Implantología, pero también aquellos encaminados a mejorar la estética dental, como las carillas.

Sin embargo, en este artículo vamos a centrarnos en clasificar las prótesis dentales cuyo fin es devolver a la boca su funcionalidad.

Es importante que los pacientes conozcan las diferencias y beneficios de una clase de prótesis frente a otra, pues cada una está orientada a cubrir una necesidad.

Además, no todas son aptas para todos los casos.

¿Cuántos tipos de prótesis dentales hay?

Hay dos factores esenciales que es importante valorar para recomendar un tratamiento u otro a los pacientes.

  • Por un lado, el número de piezas dentales a sustituir.
  • Si la prótesis va a ser fija o removible.

Vamos a hacer una primera clasificación de las prótesis, indicando en cada tipología en qué consisten.

Prótesis fijas

Cuando una persona lleva prótesis fija quiere decir que el implante, corona o el elemento en cuestión queda unido de forma permanente a su cavidad oral.

En la amplia mayoría de ocasiones, el paciente llega a olvidarse de que tiene algún diente artificial, pues actúa como uno natural y permite al paciente recuperar su capacidad para masticar con eficacia y comodidad.

Existe una gran variedad de prótesis fijas:

Implante unitario

Es posiblemente el tratamiento que más les suena a los pacientes.

Sin embargo, suscita cierta confusión y en ocasiones se desconoce exactamente qué es un implante.

Se trata de un tornillo hecho con titanio que se introduce en el interior del hueso maxilar, pues restituye a la raíz de la pieza dental natural.

Otro elemento es la corona, pero este diente artificial -que puede estar hecho de zirconio u otros materiales- no forma parte del implante como tal.

Con los cuidados apropiados en cuanto a higiene y hábitos de vida, un implante dental puede durar toda la vida.

¿Cómo se coloca un implante?

Al ser una prótesis que sustituye la raíz, es evidente que previa colocación del implante es necesario extraer la pieza dental, si es que hubiera.

El profesional implantólogo examina la boca del paciente para determinar si presenta alguna complicación biológica que impida la colocación de la prótesis.

Una vez se ha verificado la salud de la cavidad oral, se procede a la operación.

Esta intervención es totalmente indolora para la persona y tras retirar los puntos de sutura, normalmente es necesario esperar alrededor de 3 meses hasta que se complete la osteointegración del implante.

En este tiempo, el paciente puede llevar una funda provisional para que la estética de su sonrisa no se vea afectada en ningún momento.

 

Puente dental

Los puentes dentales son estructuras formados por varias fundas.

Aunque estéticamente tiene un resultado muy similar al de una corona sobre implantes, los puentes descansan sobre los dientes adyacentes.

Por ello, es indispensable reducir sustancialmente su volumen para que las fundas encajen correctamente y no sobresalgan.

La supervivencia de los puentes frente a la de los implantes dentales es menor, precisamente, por estar fijados a los dientes remanentes con una resina y no mediante un tornillo.

Prótesis híbrida

Este tipo de tratamiento está indicado en pacientes totalmente edéntulos, es decir, que no tienen ningún diente.

Las prótesis híbridas ofrecen una rehabilitación bucodental completa de la arcada superior o inferior y se atornilla sobre los implantes previamente insertados en el maxilar del paciente.

Esta prótesis no solo puede sustituir las piezas dentales, sino también parte del tejido periodontal de la persona, según su necesidad.

Prótesis removibles

Por otro lado, encontramos las prótesis que no son fijas y el paciente puede quitarse en su casa.

Con ello, se facilita la higiene aunque no aportan la funcionalidad de las prótesis fijas.

Sobredentadura

Es la dentadura postiza de quita y pon de toda la vida que suelen llevar personas de la tercera edad con edentulismo total.

Cuenta con un soporte mucoso, es decir, descansa directamente sobre la encía y el maxilar.

Para asegurar su sujeción, es necesario recurrir a productos de farmacia como láminas adhesiva o alguna pasta fijadora.

Aun así, su estabilidad tiene bastantes limitaciones y es necesario que transcurra el periodo de adaptación hasta que el paciente se acostumbra a comer y hablar con ella.

Sobredentadura sobre implantes

Tiene un aspecto muy parecido a la dentadura postiza convencional, aunque en este caso se trata de una prótesis semifija implantosoportada.

Para colocarla, es necesario insertar previamente una serie de implantes en la cavidad bucal del paciente.

Así, va unida al hueso gracias a un sistema de anclaje denominado locator, con macho y hembra.

Su principal ventaja frente a la sobredentadura estándar es que la sujeción es mucho mayor debido a la presencia de los implantes, y además no deja de ser removible.

Prótesis parcial removible

Por último, este tipo de prótesis, también conocidas como esqueléticas, sustituyen a las piezas dentales perdidas.

Es apta, por tanto, para pacientes con edentulismo parcial.

Cuenta con un conjunto de ganchos metálicos que sirven para sujetarse a los dientes adyacentes.

¿Cuánto cuesta una prótesis dental?

Ya hemos visto que hay diferentes prótesis dentales, cada una con beneficios e inconvenientes y que solucionan problemas específicos para cada paciente.

Es esencial tener en cuenta una serie de factores que van a influir sobre el precio del tratamiento.

El tipo de prótesis

A la hora de comparar presupuestos, es importante matizar que el precio de una sobredentadura postiza no puede compararse al de un implante.

La primera no requiere ningún tipo de intervención, mientras que para colocarse un implante una persona debe someterse a una cirugía.

Igualmente, el estado de la cavidad oral de la persona va a repercutir sobre el desarrollo de su tratamiento.

Contar con poca cantidad de hueso, necesitar una cirugía de elevación de seno o tener alguna enfermedad periodontal puede dificultar el tratamiento o incluso ser la razón de su fracaso.

Por ello, el dentista debe hacer una primera evaluación de la boca y asegurar su salud dental.

La especialización del profesional

Los doctores que trabajan en nuestra clínica se dedican exclusivamente a su especialidad.

Medios técnicos

La tecnología en el campo de la Odontología no ha dejado de avanzar, otorgando al paciente resultados óptimos y más duraderos.